Dan 12 años de cárcel al "asesino del rifle"

28 de noviembre de 2018  

 

Cuerámaro, Gto. (Opinión Bajío).- Era la tarde del 11 de agosto de 2017, cuando Marco Antonio reparaba una motocicleta fuera de su casa en la colonia Villas de la Luz, en el municipio de Cuerámaro. Ignoraba que desde otras calles se aproximaba a él un automóvil con un asesino a bordo. Javier Adrián iba armado con un rifle, viajaba de copiloto en el vehículo, premeditando un crimen.

El auto se enfiló hacia la calle Nuevo México donde se hallaba Marco Antonio; sin descender, con la unidad de motor en movimiento, para tener ventaja de escapar después, Javier Adrián accionó el arma en más de una ocasión haciendo blanco en la humanidad inerme de Marco Antonio... El homicida posiblemente no vislumbró que sería identificado, detenido y llevado a juicio, o que sus argumentos de defensa no tendrían peso suficiente para eludir la justicia.

La alevosía utilizada en el crimen, en lugar de ser una ventaja, serviría para incriminarlo. El agente especializado en Litigación, de la Procuraduría de Justicia del Estado, provisto del cúmulo de elementos probatorios que le proveyeron los investigadores, peritos y agentes, pudo aportar lo necesario en el Juicio Oral, para que Javier Adrián fuera procesado y sentenciado a 12 años de prisión.

Pero el advenimiento del acto de justicia no hubiera sido posible sin la actuación de los elementos de la Unidad Especializada en Homicidios, quienes con apoyo de Agentes de Investigación Criminal (AIC), fueron los que en forma directa dilucidaron lo ocurrido y detuvieron, en enero pasado, a quien los testigos dieron en llamar: el asesino del rifle.