Municipio y Diócesis unirán esfuerzos para atender problemas de índole social: Ricardo Ortiz 

19 de mayo de 2017 

 

Nancy Venegas Torres

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- Fortalecer a las familias y abatir los males sociales como las adicciones, serán los objetivos comunes en los que se aliarán el Municipio y la Diócesis de Irapuato. Al dar la bienvenida al II Obispo de la Diócesis Enrique Díaz Díaz, el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez, refrendó el apoyo y trabajo coordinado para mejorar las condiciones de vida de la población.

“Sé que podemos contar con Usted Monseñor para trabajar de manera conjunta desde nuestras respectivas responsabilidades, ya que su investidura le permite fungir como guía espiritual y difusor de valores a través de la comunidad que representa…

“Los cambios son desafiantes, siéntase respaldado en esta nueva misión que hoy inicia, estamos seguros que con su experiencia sabrá dirigir a esta Diócesis”, dijo Ortíz Gutiérrez al nuevo Obispo de la Diócesis de Irapuato.

Tras el encuentro con religiosas y seminaristas en la parroquia de la Soledad, el alcalde dijo que el crecimiento industrial que se ha registrado en los últimos años en la ciudad, también representa una serie de desafíos, porque ha desestabilizado a la sociedad.

Y propuso a Monseñor Enrique Díaz que el Municipio y la Diócesis se unan para mejorar el entorno, desde el núcleo familiar.

“Al igual que muchas otras ciudades enfrentamos una problemática derivada de la cotidiana pérdida de valores, la desintegración familiar, la violencia, la drogadicción, la maldad como motivo y por ende la delincuencia como consecuencia…

“Es necesario fortalecer los núcleos familiares y sociales por ello no encontramos mejor fórmula que el trabajo solidario entre la sociedad, gobierno e instituciones y la iglesia católica es una de esas instituciones en la que podemos respaldarnos puesto que compartimos un objetivo, el bien común”.