Adiós, amigo Crucito... 

 

 

 

25 de octubre de 2017 

 

Nancy Venegas Torres/ Fotos: Bernardo Álvarez 

 

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- Como un héroe, con una misa, un toque de silencio y el

pase de lista, J. Cruz Vázquez Chávez, uno de los personajes más icónicos de Irapuato

conocido como ‘Crucito’, agente de tránsito por casi 36 años, fue despedido con honores. Es un ejemplo a seguir.

Autoridades municipales, sus compañeros de la corporación y de seguridad ciudadana, le rindieron tributo póstumo  en la plaza de los fundadores, lugar en el que trabajo por décadas.

Al filo de las 11:00 horas de este miércoles el cortejo fúnebre al que se sumó el presidente municipal Ricardo Ortiz, la presidenta del DIF Ana Isabel Ortiz, integrantes del Ayuntamiento y de la Administración local, arribaron a la parroquia de la Soledad para la misa de cuerpo presente de Vázquez Chávez, luego de que el sacerdote pidiera por el descanso eterno de ‘Crucito’ y la pronta resignación de sus familiares, un grupo de agentes de tránsito, sacó en hombros el ataúd para llevarlo a la plaza de los Fundadores.

Ahí, se le rindieron los honores con el toque de silencio y el último pase de lista. Tras dar las condolencias a los familiares de Vázquez Chávez, el alcalde Ricardo Ortiz, describió a Crucito como un excelente servidor público.

“Los que cotidianamente compartíamos con el trabajo sabíamos de su entrega, generosidad, amabilidad, de su sonrisa franca y abierta y muchas de las veces nos sabíamos que sufrimientos o dolor podía tener dentro de si, sin embargo siempre se mostraba con esa amabilidad que a todos nos consta.”

 Con voz entrecortada y ante cientos de personas que se sumaron al tributo póstumo, el alcalde dijo que ‘Crucito’ es un ejemplo a seguir para los funcionarios municipales.

“Para aquellos que ven solamente las cosas malas de una autoridad Cruz Vázquez es el ejemplo de que hay gente buena dentro del gobierno… Lo pongo como ejemplo para todos sus compañeros tránsitos y policías, funcionarios públicos pero también decirle y el mensaje es a la sociedad también los buenos somos más y los buenos también están dentro de la corporación de seguridad pública”.

En una patrulla de tránsito, escoltados por sus compañeros y con las torretas y sirenas encendidas, el cuerpo de Crucito acompañado por el cortejo fúnebre, partió a su última morada, el panteón Guadalupano.