No se pueden argumentar derechos para matar a otra persona con el aborto: Diócesis de Irapuato

29 de julio de 2018

 

José Juan Ramírez

 

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- Bajo ninguna circunstancia o premisa, se pueden argumentar derechos para matar a otra persona, por lo cual el aborto es inaceptable, señaló el obispo de la diócesis de Irapuato Enrique Díaz Díaz.

Ante la insistencia de grupos políticos que fomentan el asesinato de bebés en el vientre materno, Díaz Díaz comentó que debe verse el fondo del problema, no solo la superficie.

“A veces nos quedamos en la superficie y no vamos al fondo, el que una mujer se encuentren situación de aborto ya es una injusticia para la mujer, porque tiene ignorancia o no tiene educación y a veces queremos quitar las consecuencias sin mirar las causas y las raíces… es como una enfermedad que nada más queremos quitar los dolores no quitamos las raíces. El aborto es un problema de educación, es un problema de respeto a la mujer, de la persona, es un problema más profundo, cuando se argumenta derechos de la persona para destruir a otra persona hay límites, no puedo yo argumentando mis derechos matar a otra persona, estoy violentándole sus derechos”.

Por otro  lado, mencionó que es inaceptable que en la actualidad haya programas que solo dan “migajas” a quien más lo necesitan, para manipularlos y someterlos, cuando lo que se necesita realmente es rescatarlos.

“Hoy, nuestro mundo con la violencia, hambre e inseguridad y tantos problemas, nos pregunta a nosotros cristianos y ciudadanos, que tenemos que hacer. No podemos seguir con este mundo de desigualdad, individualismos, donde unos pocos tienen todo y la mayoría no tienen nada y la pregunta es muy fuerte, denles ustedes de comer… la tentación de cada uno de nosotros es decir ¿yo que tanto puedo?... nos quejamos del gobierno, nos quejamos de instituciones, nos quejamos de todo, pero el evangelio del día de hoy nos exige presentar lo poco o mucho que nosotros tenemos”, finalizó el obispo de la diócesis de Irapuato Enrique Díaz Díaz.